Proyecto de investigacion Loro Oregia marillo

Docentes Lyndon Carvajal Rojas

En desarrollo de proyectos de investigación para el conocimiento y conservación de la biodiversidad en el Departamento del Meta, los cuales se adelantan en convenio entre la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, CORMACARENA y la FUNDACION PROBIORINOQUIA en el Municipio de Cubarral y que han sido liderados por el Profesor Lyndon Carvajal Rojas del proyecto curricular de Ingeniería Forestal la Facultad de Medio Ambiente y Recursos Naturales, se encontró en el año 2009 (Murcia et al. 2009), en la Reserva Las Palmeras una nueva población del loro orejiamarillo para Colombia sobre la ladera oriental de la cordillera oriental, en el piedemonte llanero. Esta población se encuentra lejos de otras localidades conocidas para la especie en Colombia y se caracteriza por estar asociada a palma zancona o choapo (Dictyocaryum lamarckianum) y no a palma de cera (Ceroxylun quindiuense), como tradicionalmente se conocen en otras regiones del país.

 Mediante diferente investigaciones se adelantados desde el 2009 se han identificado 18 especies forestales que hacen parte de su dieta alimenticia  de las cuales consume tanto frutos como corteza, destacándose la palma choapo la cual es utilizada además como sitio de anidación, pernoctada y dormitorio. Se ha estimado una población de aproximadamente 85 individuos. A nivel de sensibilización y educación ambiental se han elaborado folletos, afiches, una publicación, vallas educativas, cachuchas y talleres a la comunidad. En cuanto a sus  las relaciones interespecificas se han identificado  depredadores naturales del loro y especies con las cuales compite por recursos alimenticios. Respecto a los hábitos reproductivos se han identificado y explorado nidos potenciales encontrándose solamente 5 nidos naturales aptos para su reproducción. En Noviembre del 2011 se inicio el programa de nidos artificiales con la  instalación de 20 nidos a una altura promedio de 20 metros, construidos en madera y de forma octagonal, para  abril de 2012 se reportó la ocupación del 80%  de los mismos y el primer nacimiento de un loro en dichos nidos, lo cual permite asegura la permanencia y conservación de esta especie en vía de extinción.